BENEFICIOS DE LA PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA (PNL) PARA TU VIDA

 

Reflexiona en este instante sobre cuáles son tus pensamientos más frecuentes y cómo influyen estos en tu cotidianidad. ¿Planeas de manera consciente qué pensar y con qué enfoque de forma que puedas mejorar tu calidad de vida? Si no lo haces, es tiempo de que conozcas la programación neurolingüística (PNL) y su utilidad.

Un día cualquiera te dices a ti mismo, por ejemplo, “no quiero sentirme triste”. En otras palabras, lo que quieres es sentirte feliz. Sin embargo, el mensaje lo formulaste en sentido negativo y no positivo; primero pensaste en el “no quieres” antes que en el “yo quiero”. Esto determina en gran medida tu actitud, tu ánimo y lo que harás para alcanzar lo que deseas.

Por medio de las ideas y sentimientos atraes situaciones buenas o malas a tu vida. Cuando influyes en ellos, también lo haces en tus creencias y convicciones, que son las que determinan tu comportamiento. Esto es programación neurolingüística, una herramienta para reprogramar la mente frente a lo negativo a partir de pensamientos positivos.

Lo primero que debes hacer es escucharte, analizar lo que hay en tu interior y ser consciente de si estás utilizando palabras negativas para referirte a diversos ámbitos de tu existencia. Transforma el diálogo interno negativo por uno que sea positivo con el fin de lograr cambios efectivos en tu mente y conducta ante la vida. El secreto está en el lenguaje, que no es otra cosa que la representación de tu pensamiento.

 

Beneficios de la programación neurolingüística

La PNL te ayuda a conocerte y optimizar tus capacidades, lograr un diálogo interno más asertivo que te impacte positivamente, controlar tus emociones y mejorar tus relaciones. Conoce más beneficios y no esperes para empezar a pensar de manera distinta.

 

Aumenta tu confianza en ti misma

¿Cuántas veces te has agredido con frases negativas como “no sirvo para nada”, “todo me sale mal” o “soy una tonta”? Tu subconsciente graba lo que dices así que, diciéndote esto, lo único que consigues es limitarte. Convierte en un hábito cotidiano expresarte positivamente sobre tu ser para que tu autoconfianza se incremente. La base de la programación neurolingüística es: te conviertes en lo que piensas y dices con tus palabras.

 

Controla tus emociones y tus acciones

Con la PNL trabajas en tu habilidad para conocer y manejar tus emociones, lo que te permite guiar tus pensamientos y tu comportamiento. Un mayor control emocional te posibilita adecuar tus sentimientos a cualquier situación y actuar más valientemente ante lo que te genera estrés, como entrevistas de trabajo, presentaciones en público o hacer amigos.

 

Mejora tu motivación

Con la PNL alcanzarás una automotivación basada en poner tus emociones al servicio de tus objetivos. Cuando controlas los sentimientos que te paralizan, como el miedo al fracaso, y los sustituyes por declaraciones positivas sobre lo que quieres lograr, como “sé que puedo y lo haré”, estás más cerca de lo que quieres lograr. Al tener esta habilidad serás más productivo y eficaz, desarrollando tus destrezas de iniciativa, compromiso, productividad y optimismo.

Fortalece tu comunicación con los demás

La práctica de la PNL te ayuda a desarrollar la habilidad de la comunicación asertiva. Esta es una manera de expresarte equilibradamente, de transmitir tus ideas y sentimientos sin herir al otro. Te comunicas desde un estado interior de autoconfianza y valía personal en lugar de hacerlo desde la expresividad emocional, que puede interferir en la claridad y el respeto.

 

Cambia tus hábitos negativos

Puedes modificar hábitos negativos como fumar o comer en exceso. La clave está en no perder de vista el objetivo y aceptar la necesidad del cambioPor ejemplo: si deseas dejar de fumar, no puedes seguir pensando “fumar me calma”. Debes estar seguro de que fumar es dañino y que es mejor dejar el cigarrillo. Se trata de prescindir del hábito con autoconocimiento.

 

 

¿Cómo programar tus metas?

  1. Declara: haz declaraciones positivas sobre los aspectos de ti mismo que quieres mejoraro sobre lo que quieres lograr. Asegúrate de que estén en tiempo presente,dado que esto predispone a la mente a actuar de inmediato. Ejemplos: “Yo soy feliz”, “todo está bien y va a estar mejor”.
  2. Repite: reitera estas declaraciones todos los días, especialmente cuando te despiertes y antes de acostarte.
  3. Toma acción: lleva a cabo pequeñas acciones todos los días que concuerden con las declaraciones que estás repitiendo.
  4. Repite el ciclo: haz este ejercicio hasta que logres avances y, después, escoge nuevas declaraciones.

 

Un lenguaje positivo frente a lo que te rodea y frente a ti misma, junto con que aprendas a visualizar lo que quieres, te ayudarán a lograr tus metas.

 

 

Una respuesta

  1. Gracias por estás herramientas. Son de gran utilidad en el día a día , me encantó tu artículo. No pares de escribir por favor!!!

Los comentarios están cerrados.