Como ya lo sabes, la confianza es la base de la autoestima. Cuando empiezas a confiar en tí, te sientes más valiosa y tus pensamientos, sentimientos y acciones comienzan a alinearse para que tu vida sea íntegra y te sientas feliz.

 

La confianza desde la programación neurolingüística la podemos definir como la capacidad que tenemos de predecir qué tan capaces somos de hacer algo o no, y es muy importante desarrollarla en nosotros mismos porque es una de las claves para el éxito de nuestra vida y para poder superar las crisis que se presentan a lo largo de ella.

 

Mujer hermosa! Es importante que tengas en cuenta que la confianza también va de la mano con el respeto propio y esto significa a su vez, que tienes que estar segura de lo que vales, de lo que eres capaz, de lo que quieres para tu vida y de lo que quieres transmitir a las personas que te rodean.

 

Ahora imagina a una mujer con un trabajo estable en una empresa. Resulta que el jefe le propone un ascenso en donde, evidentemente, sus responsabilidades son mayores. Si ella es una mujer empoderada y con confianza en sí misma, seguro aceptará el nuevo reto y le irá muy bien. Pero ¿qué pasa si por el contrario es una mujer que no se tiene confianza? Primero, dudará si es capaz de aceptar el trabajo. Segundo, si lo llegara aceptar, estaría siempre con miedo de hacer las cosas. Tercero, pondría en la balanza personal los puntos débiles como los de mayor peso vs. sus habilidades. Pero además de todo esto, esa falta de confianza en ella también se reflejaría a las demás personas y le traería muchos inconvenientes.

 

La confianza no es un término nuevo o moderno, pues también ha sido estudiada a través de los años. En 1996, Lewicki & Benedict hicieron una primera clasificación de la confianza partiendo de 3 perspectivas diferentes:

  1. Personalidad o disposición: Sus bases son las diferencias de la personalidad entre individuos.
  2. Económica y sociológica: se basa en la confianza como un fenómeno institucional.
  3. Psicología social: Se basa en las relaciones interpersonales entre las personas.

Entonces, partiendo de este estudio, nos podemos dar cuenta que la confianza no solamente está basada en nosotros, sino que tiene otros factores externos que también influyen.

 

¿Y cómo puedes saber si eres una mujer con confianza y con autoestima? Hoy te traigo algunas de las características para que puedas saberlo:

  1. Enfrentas tus miedos: Todas hemos sentido miedo, eso no es anormal. Pero lo que diferencia a una persona con confianza y autoestima es que logra afrontarlos e incluso eliminarlos. Sí, es un proceso largo y un poco difícil, pero no imposible, así que anímate a intentarlo.

 

  1. Calculas los riesgos: Si tienes tu autoestima y tu confianza altas, logras calcular los riesgos de las acciones que vas a tomar. Esto tiene que ver también con saber tus puntos débiles y saber que puedes hacer y que no.

 

 

  1. Resuelves tus problemas: Eres capaz de ver los problemas que tienes y buscas resolverlos. No buscas responsabilizar, culpar o cargar con tus problemas a las demás personas sino que por el contrario, intentas buscar tus propias salidas y buscar el camino correcto para salir de ellos.

 

  1. Crees en tus habilidades: Sabes cuáles son tus puntos débiles pero tienes también muy claras tus habilidades. No permites que te afecten los comentarios negativos de personas de tu alrededor y siempre buscas potencializar tus talentos.

 

Si después de leer estas características te sientes identificada: ¡FELICITACIONES! Eres una mujer con una autoestima alta y una confianza plena. Pero si por el contrario, sientes que definitivamente estas características no van contigo, ¡NO TE PREOCUPES! Aquí estoy para ayudarte y orientarte para que tu autoestima y confianza estén altas siempre.

 

Recuerda, soy tu amiga.

 

Contáctame, Yo puedo ayudarte.

 

 

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *