Cuando pensé en escribir sobre las equivocaciones no dudé un instante en hacerlo sin temor alguno de ser juzgada; ese bendito miedo que tenemos los seres humanos de equivocarnos porque es un pecado…
Y no estoy incitando a que los cometas deportivamente como un juego, hablo de que siendo muy consciente hoy de lo que haces y por supuesto desde decisiones ecológicas que no hagan daño a terceros, te atrevas a la acción aún con miedo a equivocarte. ¿Cuántas cosas has dejado de hacer por miedo a equivocarte? ¿Has dejado de decir un te quiero? Porque no debo? ¿Has dejado tu corazón cerrado o lo abres con prevención por miedo a ser lastimada?, ¿dejas de dar el paso que necesitas para lograr un sueño que siempre postergas?, ¿dejas de pedir perdón porque tu orgullo no te deja y lo disfrazas como una equivocación al hacerlo? Miro atrás los puntos que ha unido la historia de mi vida y gracias a esas grandes equivocaciones es que transformé mi vida, y hoy por supuesto que no volvería a cometer las mismas decisiones, pero no por eso soy perfecta, invencible ni implacable… Sigo siendo una mujer de carne y hueso, que ríe , siente, llora y se equivoca.
¿Quién nos ha dicho que está mal equivocarnos? Y si nos volvemos a equivocar, ¿qué? Lo que no deseamos es que sean las mismas equivocaciones, porque de ser así, definitivamente la vida, Dios o el universo algo nos está mostrando claramente que no hemos sabido aprender o entender. Hago una pausa mientras escribo este artículo o reflexión o como lo quieras llamar y caigo en cuenta que hoy volví a cometer una equivocación. Y todo está bien mi querida Sandra, me dije, tranquila, ya está. Lo hiciste. Hago todo lo que está a mi alcance en cada área de mi vida. Y en ese reflexionar, me he encontrado con esta foto que había compartido con mi mejor amigo, ¿y sabes qué? no pude contener las lágrimas. ¡SÍ! Lágrimas de gratitud, de nostalgia también… Mi presente es el mejor regalo que tengo, y lo que soy hoy es gracias a cada desacierto de mi pasado, a cada piedra que ha tallado mi caminar, a cada sombra que he encontrado a través de mis parejas y amigos, a las que sigo viendo dentro de mi, gracias a cada lágrima derramada, y todo el dolor que con los años aprendí a abrazar para luego transformar, gracias a todo eso, he valorado una sonrisa en el otro y a quienes me dibujan una en cualquier instante, he valorado el tiempo compartido con quienes también me regalan el suyo, he valorado el respeto, las palabras, mi familia, mis amigos, y sobre todas las cosas he valorado el haber despertado ante la vida, y hoy desde mi corazón doy mi 100 en cada palabra, acto y abrazo que doy, porque sé lo que hoy significan, y aún con ese miedo que tenemos los seres humanos a equivocarnos, ¡me lanzo! Es mi lema favorito, con todo y miedo ¡lánzate! Que si te equivocas, pues que sea para ver de nuevo un aprendizaje..
Gracias a papá Dios por recordarme a qué vine, por darme el valor de abrazar mi esencia pura e infinita y gracias simplemente por SER y por vivir.. Mi querida lectora o lector, que hoy sea un día donde decidas que vas a hacer algo que hace muuuucho rato querías hacer y por miedo a equivocarte te has quedado quieto. Con todo y miedo ¡lánzate!

Te invito que leas Mi Libro, una historia llena de equivocaciones. Hoy super promo usd 9.99. Haz click abajo en el botón .

Y recuerda…
Soy tu amiga,
Sandra Ramón
Coach PNL
____________________________
Sígueme en:
Facebook
Instagram 
Suscríbete a mi Canal de Youtube
#ReprogramaTuCorazón

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *